Casi tres años después de que la pandemia de covid-19 alterara para siempre los lugares de trabajo, la cobertura de salud mental sigue siendo una prioridad para los empleadores, según la encuesta anual realizada por KFF.

Casi la mitad de los grandes empleadores encuestados, con al menos 200 trabajadores, informaron que una proporción cada vez mayor de sus empleados utilizaba servicios de salud mental. Sin embargo, casi un tercio de ese grupo dijo que la red de su plan médico no tenía suficientes proveedores en esta área, como para que los empleados tuvieran acceso oportuno a la atención que necesitaban.

A medida que millones de empleados cambiaban las oficinas cerradas por sus casas, o se arriesgaban a infectarse trabajando en frentes de batalla contra covid, los problemas de salud mental se dispararon.

Ahora, aunque muchos lugares de trabajo han vuelto a una apariencia de “normalidad”, algunos trabajadores todavía están lidiando con los cambios de los años de pandemia, y buscan servicios de salud mental.

Aunque 4 de cada 5 empleadores informaron que tenían suficientes proveedores de atención primaria en sus planes de salud, solo el 44% dijo tener suficientes proveedores de salud conductual, según la encuesta de KFF.

“Ese es el número que para mí muestra cuán malo es el acceso a los proveedores de atención de salud mental”, dijo Matthew Rae, director asociado del programa sobre el mercado de atención médica en KFF (Kaiser Family Foundation). “Eso, junto con el enorme aumento en la demanda de servicios de salud mental”.

La Encuesta de Beneficios de Salud para Empleadores de KFF de 2022, publicada el 27 de octubre, analizó las respuestas de una muestra aleatoria de 2,188 empleadores de distinta magnitud.

En general, la encuesta encontró que las primas de este año para la cobertura de atención médica fueron notablemente similares a las del año pasado.

Las primas anuales para la cobertura familiar son de $22,463, en promedio, este año, en comparación con $22,221 el año pasado. Los trabajadores este año están pagando unos $6,106 por esas primas, mientras que los empleadores pagan el resto de la cuenta.

Para la cobertura individual, los trabajadores están pagando $1,327 de su bolsillo para sus primas, que promedian $7,911 en total. Los empleadores pagan la parte restante.

La relativa estabilidad en las primas contrasta con la inflación general, que ha sido del 8% en lo que va de 2022, y los salarios de los trabajadores, que han aumentado un 6,7%, según el cálculo de KFF; tal vez, sugirió el informe, porque las primas anuales se finalizaron en el otoño de 2021, antes de que los aumentos de precios fueran evidentes.

Esa tendencia puede no continuar.

“Los empleadores ya están preocupados por lo que pagan por las primas de salud, pero esto podría ser la calma que precede a la tormenta, ya que la inflación reciente sugiere que es inminente aumentos más grandes”, dijo Drew Altman, presidente y director ejecutivo de KFF, en un comunicado de prensa que acompaña al informe.

“Dado el ajustado mercado laboral y el aumento de los salarios, será difícil para los empleadores trasladar los costos a los trabajadores cuando los costos aumenten”, agregó.

Entre los grandes empleadores, el 14% dijo que, en 2022, más empleados estaban utilizando servicios para tratar adicciones, según la encuesta.

Entre todos los empleadores encuestados con 50 trabajadores o más, el 17% dijo que también había visto un aumento en la cantidad de trabajadores que habían solicitado licencia por problemas de salud mental bajo el Family and Medical Leave Act. Esta ley permite que ciertos empleados de empresas con 50 trabajadores o más tomen hasta 12 semanas de licencia no remunerada al año sin riesgo de perder sus trabajos.

Aunque el uso de los servicios de telemedicina ha disminuido un poco desde los primeros aislamientos por la pandemia, el 90% de los empleadores encuestados informaron que ofrecían un plan que los cubre.

Más de la mitad de los grandes empleadores dijeron que la telemedicina era “muy importante” para permitirles brindar a sus trabajadores acceso a servicios de salud mental en el futuro. Sin embargo, solo un tercio dijo que esta vía era esencial para atención primaria, y un 24% para consultar especialistas.

El 27% de los grandes empleadores informaron que este año agregaron proveedores de atención de salud mental a sus planes, ya sea en persona o por telemedicina.

Además de cubrir los servicios de atención de salud mental y del comportamiento, el 81% de las grandes empresas dijeron que tienen un programa de asistencia para empleados para servicios de salud mental, mientras que el 44% dijo que ofrecía a los empleados aplicaciones de autocuidado de salud mental.